Star Wars Revolution
Star Wars Revolution


¡Bienvenido a SWR!, el foro de Rol interpretativo de Star Wars donde podrás experimentar al máximo este lejano, muy lejano universo.

Eres nuevo y no sabes por donde empezar? ------> Cliky.

¡Ah!, y no olvides presentarte en Sociedad o cosas horribles le pasarán a tu personaje U_U. Cliky.

Disfruta y Diviértete, pues todo esto está hecho para el goce de todos.

¡Saludos!

Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Ir abajo

Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Espíritu Supremo el Dom Jul 19, 2009 1:18 am

[Comienza la Prueba]


[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]


El día parecía llegar a su ocaso, pero era demasiado temprano para que la negrura de lo sin luz acabara con los últimos rayos de Sol. No, era una bruma de oscuridad la que estaba colapsando el aire que allí se respiraba, parecía que los Lores del Sith estuvieran respirando al unísono, consagrándose en lo que allí estaba por suceder.

Un conjunto de personajes se encausaban en Valle de los Caídos manteniendo una formación uniforme y casi militar. Mientras la imagen de una mujer, o lo que parecía ser una fémina, se posicionaba en frente de este batallón. - Hoy, energúmenos estudiantes, será el día en que verdaderamente demuestren sus enseñanzas...será el día en el que el código Sith tomará verdadera forma en ustedes - Relataba con voz dictatorial, ajustando el tono necesario para lo áspero de lo tajante. - Detrás mía se encuentra la tumba del Lord Sith Ajunta Pall, uno de los adeptos a la fuerza mas poderosos de toda la historia. Sus enseñanzas se encuentran grabadas en cada muralla de la tumba, así como sus terribles métodos de...adoctrinamiento - Dijo esto último con la malicia necesaria como para saber que se trataba de un claro sarcasmo. Pero aún todo era un misterio.

Un leve silencio resaltó en la multitud, mientras las puertas de la Tumba se abrían repentinamente. - Prevaleced como Sith o sucumbir al hambre del Lord Oscuro - Y la orden de salida ya estaba dada, pero ninguna consigna había sido resaltada...¿Qué deberían de hacer allí adentro?...

Prueba: No se te ha dado ninguna indicación sobre lo que verdaderamente tenes que hacer dentro de la tumba, por lo que tu paso será mas bien desorientado. Puedes ir investigando las distintas salas de la gran tumba, pero en ninguna hallarás mas que problemas... en una un conjunto de tuk'ata te atacará, seis para ser mas exactos; mientras que en otra te encontrarás con una especie de robot asesino, con una defectuosa programación que ataca a todo lo que se mueva. Relata todo esto, y como logras sobrepasar estas adversidades, y pasarás a la siguiente fase de la prueba...


Sugerencia: Recuerda que la única forma de evaluarte aquí es tu capacidad narrativa e interpretativa, por lo que cuando mas te esfuerces en ello...mejor te va a ir en el examen.
Suerte!

_________________
[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]

[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]

[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]
avatar
Espíritu Supremo
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 430
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario http://swrevolution.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Saverema el Dom Jul 19, 2009 5:33 am

El tema deberia estar en el cementerio XD

Despues de un arduo dia de entrenamiento, despues de una larga marcha que condujo al valle de los Señores oscuros, los aprendices Sith pudieron contemplar por primera vez en sus miserables vidas la magnificencia de los antiguos mausoleos de los Sith. Algunos con mas de 3000 años de antiguedad se erigian con magestuosa presencia y mostraban a los aprendices la apariencia de los Sith del pasado, oscuros que como podia verse en las estatuas llevaban con ellos verdaderas aunque muy arcaicas espadas, simbolo de una epoca en la que los Sables de Luz no tenian la capacidad actual y en la que los blasteres aun no existian o al menos no masivamente como ahora.

El lado Oscuro de la Fuerza podia sentirse en aquel sitio mas fuerte que en ningun otro lugar del planeta y aquello era algo que la mayoria de aquel grupo de 20 personas comenzaba a notar no sin sentir algunos incluso miedo. Las distintas clases de guardianes como los tuk'ata, no se acercaban al grupo al menos de momento, los jovenes podian sentirse seguros quizas debido a la influencia que la unica instructoria que les acompañaba tenia sobre el lado oscuro de la fuerza, aunque debido a que no tenian el conocimiento del area que Izidor si tenia probablemente ni siquiera estaban concientes de aquella posibilidad.

La Arkaniana cubrio su cabeza con la capucha de su raido traje gris y bajo la cabeza mientras caminaba con aquel grupo, los demas no se fijaron en ella, estaban mas atentos de la maravilla del lugar que por primera vez visitaban y que usualmente tenian prohibido, debido mas a los peligros que se decian que habian ahi mas que porque fuera un lugar prohibido, que en efecto lo era.

Una vez llegados a la tumba de Ajunta Pall, lider de los exiliados jedi y señor de los sith, la mujer o lo que fuera que era su instructora, les hablo del lugar en el que estaban, Izidor aun mantenia la capucha por sobre su cabeza y su cabello se colaba entre la que era practicamente la unica de sus vestiduras.

La mujer dio una breve reseña del dueño a quien pertenecia aquel gran mausoleo, cuya vista dominaba aquella zona del valle, y posteriormente dio la orden para entrar aunque no habia dado ninguna instruccion. ¿Podia ser aquella una trampa para matar a los peores de todos los youlings ella incluida? Posiblemente y sin embargo no era posible rechazar la orden que habia sido dada por la superior, la puerta se abrio ante los aspirantes a convertirse en verdaderos Sith y lo que habia dentro de aquel lugar era mas oscuro que la oscuridad que parecia reunirse fuera del mausoleo, era como si los Lores del Sith estuvieran respirando al unísono, consagrándose en lo que allí estaba por suceder.

Una vez dentro del mausoleo los 20 jovenes la puerta se cerro tras de ellos, la oscuridad les rodeo y todos aquellos que no podian ver en la oscuridad se sumieron en la confusion. Izidor no necesitaba hacerlo, pero con el tiempo muchos de los aprendices se dieron cuenta que con la fuerza podian sentir lo que alrededor de ellos habia y por tanto no necesitaban tan imperiosamente del sentido de la vista.

La primera recamara del mausoleo tenia 15 metros de ancho y desde donde estaban los jovenes se extendia varios mas hacia delante, recorriendo al menos 4 veces la cantidad de espacio que habia en el lugar como ancho. A los lados de los aspirantes habian altas estatuas que llegaban hasta los 8 metros de alto y no era mucho mas lo que el edificio tenia como altura maxima al menos en aquel lugar.

Cada estatua mostraba al Señor Oscuro de los Sith que estaba enterrado en aquel lugar en distintas etapas de su vida, por lo que habian incluso algunas estatuas en las que incluso parecia un jedi aunque aquellas eran las menos y eran las que se encontraban mas deterioradas. Habia un total de 20 estatuas dispuestas en 2 filas y que estaban ordenadas equitativamente en el espacio antes descrito separando la habitacion en 3 partes, aquella en donde estaba una fila de estatuas, el espacio de en medio, y el espacio en donde estaba la otra fila de estatuas mirando en sentido contrario que las otras.

Parte de los aspirantes abandonaron la posicion en la que se encontraban, incluyendo la joven Izidor, el hecho de que fueran todos miembros de la misma orden no implicaba el hecho de que fuesen una grande y hermosa familia feliz. Eran por tanto un grupo de cinco jovenes entre los que se encontraba la joven Izidor, tres de ellos eran humanos y uno era una Zabrak que junto a Izidor conformaban las unicas dos mujeres en el grupo. El grupo se interno entonces en lo que era el exterior de la primera recamara, un pasillo que desde ese punto se extendia tanto hacia la izquierda como la derecha. La primera prueba era por tanto el decidir hacia donde debian ir para salir de aquel lugar, y pruebas mucho mas peligrosas aguardaban.
avatar
Saverema
Lord del Sith
Lord del Sith

Cantidad de envíos : 60
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Saverema el Dom Jul 19, 2009 11:10 pm

Los jóvenes comenzaban a adentrarse en el mausoleo de aquel antiguo Señor de los Sith, cuyo fantasma había vagado por el lugar hasta hace muy poco tiempo, antes era aquel espíritu torturado el que le daba vida a las paredes de una morada ahora silenciosa, pero eran los pasos de los jóvenes aspirantes al Sith y sensibles a la fuerza los que ahora daban vida al lugar.

Después del primero de los salones una pequeña entrada de cinco metros de ancho y tan solo cuatro de largo dejaba entrar a quien llegara al templo a un largo pasillo que se extendía tanto hacia la izquierda como la derecha, aun en completa oscuridad los cinco primeros jóvenes que habían llegado al lugar, en la que Izidor estaba incluida, podían ver con mas claridad unos y con menos otros lo que ahí había.

El pasillo y los adornos en piedra que este tenía estaban tallados en la roca viva de Korriban, un espacio adicional, un cubo de 5 metros, se encontraba directamente delante de la entrada del pasillo y ahí había una última estatua del gran maestro con la siguiente inscripción: DEJA ATRÁS LO QUE NO TE SIRVA EN EL APRENDIZAJE DEL LADO OSCURO, la inscripción estaba en el antiguo idioma de los Sith, por lo que nadie o casi nadie podía entenderlo, después de ver la inscripción de cerca Izidor se sentaría en el suelo a un lado de la estatua, semioculta incluso a sus ojos que veían en la negrura, en la oscuridad que había a su alrededor.

- Vamos hacia la derecha. – Dijo el primero de los humanos después de haberse planteado el problema hacia tan solo un instante, claramente actuaba de manera impulsiva. – Vamos a la izquierda. – Dijo la Zabrak en desacuerdo y con autoritaria voz, tal vez con la misma impulsividad, de todos era la que tenia más confianza en ella misma y probablemente había sido la primera de todos los sensibles que había intentado usar la fuerza para recibir respuesta del lugar en el que se encontraban.

Pronto llegarían más sensibles y de a poco comenzarían a elegir uno u otro camino, 5 irían a la izquierda y 7 a la derecha. Aquellos pasillos tanto hacia la derecha como hacia la izquierda se extendían mas allá de la línea de visión de los jóvenes, y ambos tenían 10 metros de ancho y 8 de alto, y ese tamaño aparentemente excesivo tenia un propósito aun desconocido para los jóvenes

Hacia la izquierda, la derecha o tal vez hacia ambos, los jóvenes no podían saberlo, los tuk'ata se levantaban de su descanso sobre sus cuatro patas y se sacudían para quitarse a ellos mismos la pereza mientras gruñían con una fiereza creciente. Una vez más había intrusos que deseaban profanar la tumba de Ajunta Pall el maestro que a través de la alquimia les había dado la vida y su propósito

Los jóvenes caminaban marchándose de aquella bifurcación hacia un lado u el otro, el lado oscuro despertaba mas y mas en aquel lugar a medida que el tiempo pasaba. Izidor mientras tanto llevo parte de su toga a los dientes sosteniéndola y con sus garras comenzó a hacerla jirones. – ¿Que haces? – Le pregunto a la joven uno de los hombres que acababa de salir del salón y que como ella hace un rato intentaba leer lo que decía la inscripción aunque sin éxito. – Escucha – Le dijo ella, a pesar de que aquel hombre era un Arkaniano como ella jamás habían cruzado muchas palabras, en realidad ella no solía hablar con casi ningún otro aspirante.

El joven cerro los ojos para concentrarse mas en sus oídos, a su alrededor y mas allá solo estaban los demás jóvenes, alejándose unos y acercándose otros a su posición. – Escucha. – Le repetiría la Arkaniana al joven que casi tenia su misma edad. Ella comenzaba a cubrir los zapatos que ella tenia usando los trozos de la capa que tenia y que ahora le cubría solo hasta por debajo de las rodillas. - ¿Pasos? – Pregunto el a la joven extrañado por lo que ella intentaba hacerle entender. – Exacto. – Le respondió Saverema mirando al joven directamente a sus ojos gris oscuros, y el inmediatamente comenzó a imitarla.
avatar
Saverema
Lord del Sith
Lord del Sith

Cantidad de envíos : 60
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Saverema el Lun Jul 20, 2009 1:16 am

Jidai





- Jidai. – Se escucho como si fuese un aullido





- Jidai… – Volvió a escucharse seguido de lo anterior y después otra vez. – … Jidai -






- … Jidai – Resonó en todo el mausoleo y los que estaban ahí pudieron notar que en efecto cada vez que aquella palabra era invocada una voz distinta era quien lo hacia.





Y después vino el Dolor.





Y después vinieron los Gritos





Y después vino la Muerte.

Gigantes creaturas atacaron a los primeros sensibles que encontraron en ambos pasillos, estas tenían tres corridas de afilados dientes, garras de seis pulgadas de largo en sus musculosas extremidades y tres afinados cuernos como espadas que habían en sus cabezas.

De pie o en sus cuatro patas atacaban a los jóvenes que rápidamente y en gran escala comenzaban a morir, no solo las armas antes descritas hacían el trabajo sino también dos extremidades extras. Pudieron ser alas en algún momento, pero lo cierto es que aunque ahora eran atrofiadas eran afiladas igualmente y no solo eso, secretaban un veneno muy poderoso.

Un total de seis eran las que atacaban y en efecto aquello era suficiente para eliminar al grupo de aspirantes a convertirse en verdaderos Sith, aspirantes que por cierto estaban desarmados ¿Cómo no si tan solo una de ellas había dado algunos problemas al legendario Sith Revan? El chirrido de las garras tuk'ata penetrando la carne de los aspirantes que se habían adelantado llego a los oídos de los que estaban retrasados, el sonido de los dientes rompiendo los huesos de los desgraciados que decidieron avanzar primero, rompieron el valor y la confianza de muchos de los que aun estaban vivos, algunos incluso regresaron corriendo hacia el gran salón en donde estaba la entrada.

Luego llego el olor a sangre y los gritos comenzaron a cesar al menos de momento en aquella terrorífica escena. Quedaban tan solo 12 estudiantes de los 20 sensibles a la fuerza que habían sido encerrados en el templo, algunos de ellos ya golpeaban la gran puerta de piedra que habían dejado cerrada detrás de ellos, algunos incluso se percataban del hecho de que no solo habían tallados adornos en aquella gran piedra, habían rastros de las propias uñas de aspirantes que en el pasado habían sufrido el mismo destino que ellos.

Cuatro tuk'ata corrieron en sus cuatro patas a una velocidad impresionante en los largos y anchos pasillos, que permitían a las creaturas correr una al lado de otra mas estuvieran de pie o en sus cuatro patas. Aquel era el propósito que se había mantenido oculto para los jóvenes, los pasillos no eran para la comodidad de los intrusos, sino para la comodidad de los mismos guardianes. Las cuatro peligrosas bestias llegarían al área en donde había estado Izidor, vendrían desde ambos pasillos y entrarían de una en una en la entrada que había en aquel lugar para ingresar de esa manera al primer salón del mausoleo.

Los gritos, el chirrido de los músculos siendo penetrados por las garras, y el crujir de los huesos rotos por poderosas mandíbulas con 3 corridas de dientes volverían a sonar en poco tiempo mas y las victimas serian los 7 youlings que intentaban escapar por la entrada que estaba cerrada. ¿Dónde diablos estaban Saverema y su acompañante?

Ambos se encontraban muy juntos el uno del otro, ambos se encontraban abrazados y de rodillas detrás de la estatua del Señor Ajunta Pall, no iban a ocultarlo, ambos tenían miedo y ninguno de los dos deseaba morir, en aquel terrible momento el miedo les domino por un instante, pero cuando se recargaron en la estatua y esta se movió ambos despertaron de su letargo. Prácticamente del mismo tamaño de la entrada que tenían en frente, la estatua virtualmente cubriría la entrada y sellaría a aquellas creaturas si es que ambos jóvenes lograban moverla. Una tarea mas fácil de lo que parecía, DEJA ATRÁS LO QUE NO TE SIRVA EN EL APRENDIZAJE DEL LADO OSCURO, decía la enseñanza que había como inscripción en la estatua y una imagen del mismo Ajunta Pall estaba ahí para corroborarlo como si el mismo hubiera dejado a propósito aquella muestra.

Movieron entonces la estatua arrastrándola hacia el lugar en donde estaba la entrada, fue un movimiento desesperadamente rápido, el grave sonido de la loza de piedra moviéndose alerto a los monstruos que inmediatamente dejaron la carnicería y sus ya muertas victimas para abalanzarse sobre dos Arkanianos de carne fresca, sin embargo un relieve en las lozas de piedra que hacia de pavimento en la cueva, impidió a estas que la roca pudiera ser movida en sentido contrario y en consecuencia solo pudieron intentar alcanzar a los jóvenes con sus patas delanteras y garras sin éxito aunque por pocos centímetros, cuatro menos sin embargo aun no estaban a salvo.

- ¿Donde vamos? – Pregunto Izidor, ella por la misma razón de porque había movido la estatua de piedra no visitaba aquel mausoleo mas de una vez y por tanto no lo conocía como si conocía a muchos otros. Su compañero no necesito decirle una respuesta, un grito desde el sentido derecho del pasillo les sugirió a ambos que debían tomar la izquierda, y ambos decidieron tomar ese rumbo sin saber la suerte que les aguardaba.
avatar
Saverema
Lord del Sith
Lord del Sith

Cantidad de envíos : 60
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Saverema el Lun Jul 20, 2009 3:37 am

Cinco sensibles a la fuerza quedaban de los veinte que hacia solo 17 minutos habían entrado, tal vez era un record para los monstruosos tuk'ata o tal vez no, pero como fuera ahora solo quedaban los mas fuertes, listos y afortunados de todos los aspirantes sin embargo como estaban separados pensaban todos ellos que habían sido el único o los únicos en sobrevivir y que todos los demás se encontraban muertos.

En aquellos momentos solo dos de los sobrevivientes caminaban, y los demás por algún motivo permanecían en la misma posición, ocultos quizás, heridos quizás, o luchando quizás, aquello no podía saberlo Izidor ni tampoco su compañero, ambos caminaban a través del pasillo que conducía hacia la izquierda aunque ahora y repetidamente torcía su rumbo posiblemente con la intención de desorientarlos, caminaban pero por el arreglo que había hecho la aprendiz no caminaban haciendo ruido en aquellas sonoras piedras.

Lo que no sabían ambos jóvenes, ni los demás, era que en realidad ambos pasillos conducían después de torcer varias veces al mismo lugar, una segunda sala que no era mas que la madriguera de aquellos peligrosos animales, cualquiera que quisiera entrar al templo se enfrentaría forzosamente a ellos, que ironía era aquel hecho y sin duda aquel tipo de construcción prácticamente decía a los enemigos de los Sith, no importa que camino tomes para enfrentar a un Sith pronto encontraras la perdición .

Casi llegados al segundo salón, madriguera de los animales, escucharon de nuevo los sonidos de la lucha aunque esta vez no había gritos de dolor sino de ira, ocultos en la oscuridad ambos Arkanianos decidieron observar que era lo que ocurría. Eran tres los adeptos que peleaban contra un tuk'ata, dos de ellos armados con largos palos, o quizás con grandes huesos aun no destrozados por los animales, y otro con una roca.

Eran un mon calamari, un humano y la mujer zabrak, el animal estaba herido en su costado izquierdo y tenia enterrada una afilada viga de madera por donde sangraba, aun así tenia fuerzas y había tenido su retaliación, seis cuerpos había en el suelo, la mayor parte de ellos desfigurados o peor destrozados. No había que engañarse, aun el monstruo no estaba vencido y sus poderosas garras delanteras, dientes, cuernos y pinchos mantenían a perfecta raya a los atacantes.

En un grito lleno de ira el mon calamari cargo contra la bestia, pero inmediatamente después en lo que acabaría como un grito ahogado lleno de espantoso dolor, el animal destajo el pecho del calamari sentenciando su destino. Izidor y el Arkaniano solo podrían avanzar si la creatura era destruida, por lo que decidieron unirse a la batalla, si iban a morir al menos iban a elegir el cuando.

Así comenzó la batalla entre los 4 que aun sobrevivían y el coloso, era realmente la batalla de David contra Goliat, pero al menos eran 4 Davies los que luchaban contra la bestia aunque no seria el afortunado golpe de una honda lo que le pondría fin. Los cuatro adoptaron diferentes posiciones para atacar a la bestia que se puso en sus cuatro patas para proteger su vientre y abdomen, era un error atacar la parte de atrás del enemigo, no porque fuera deshonroso sino porque ahí estaba la cola que probablemente era aun más terrible que todas las armas del animal antes descritas.

La capacidad de poder ver claramente en la completa oscuridad favoreció mucho a Izidor como también al otro Arkaniano y con ello ambos pudieron mantener por sus respectivos lados al animal a raya, sin embargo el tiempo pasaba y todos se exponían a que los animales escaparan del encierro que ambos Arkarianos habían impuesto a las creaturas o peor aun, se exponían al hecho de que alguna otra creatura que no hubiera sido encerrada volviera.

El humano seria el siguiente en caer, pero todo ello estaba en el plan de la maligna Zabrak quien lo había empujado para usarlo de carnada, ella entonces usando una gran roca golpeo el cuerno derecho del animal y lo rompió, ahora tenia un arma realmente buena. Humillado el tuk´ata retrocedió varios metros mientras la mujer de piel naranja y rojo tomaba el cuerno en sus manos como una valiosa arma, el destino del animal parecía sellado.

La Zabrak estaba por intentar dar el golpe de gracia ayudada por ambos arkanianos cuando un rugido terrible los estremeció a los tres adeptos para aprender la fuerza, detrás de ellos había un sexto tuk´ata mucho más grande y oscuro que los demás, como si se hubiera alimentado de cría de la misma mano de Ajunta Pall. – ¡¡Jidai!! – Exclamo con su potente rugido mientras acorralaba a los 3 sobrevivientes del grupo con respecto al otro tuk´ata. - ¡¡Jidai!! – Volvió a exclamar e Izidor soltó su arma sorprendida de lo que habia descubierto.
avatar
Saverema
Lord del Sith
Lord del Sith

Cantidad de envíos : 60
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Saverema el Lun Jul 20, 2009 4:31 am

- ¿Que haces inútil? – Le reclamo la zabrak a Izidor quien había soltado su arma, el otro arkaniano no dijo nada, 8 metros los separaban de la enfurecida y gran bestia, y seis de la herida y mas débil. La bestia que ahora Izidor tenía al frente era mucho mas grande y oscura que la que la otra, aun a pesar de ello parecia lustrosa a pesar de que toda la escena transcurría en la mas completa oscuridad, Izidor mirando a los ojos a la bestia se acerco a ella, mientras con su mano derecha presionaba en sus antiparras para que dejaran de estar sujetas a sus ojos y pudiera ver al monstruo sin cristales.

- Jidai. – le dijo ella resoplando sobre ella con un terrible aliento, con el olor a sangre de quienes habían caído ante ella, y mirándola con ojos que habían mirado al enemigo durante cientos de años. – Heh va a devorarla. – Susurro la zabrak, el otro arkaniano se quedo callado. Fue entonces cuando la peliblanca respondio a la bestia, intentando imitar su acento y diciendo cada palabra despacio para hacerse entender. - Jen'jidai Ajunta Pall'ari-Kaar – Fueron sus primeras palabras y la expresión del monstruo cambio, las había dicho con una voz respetuosa pero no por ello sin firmeza y en alta voz.

No la mataría al menos no por los próximos 15 segundos, por lo que ella continuo hablando intentando hacerse entender – Kissai Keshiri – Dijo después tocando su propio pecho y después repitió lo que estaba diciendo sabiendo que el tuk´ata entendía lo que estaba diciéndole. Ambos eran hablantes del idioma oscuro, aunque en ello Izidor era recién una iniciada, ya que toda su interacción con este había sido por lo que estaba escrito en las tumbas.

El monstruo aun estaba en guardia aunque al menos no tenía una postura tan agresiva contra los intrusos, eran después de todo una raza que gracias al lado oscuro se acercaban a la inteligencia y con ello al libre albedrío. Básicamente la joven había dado a entender que el era el guardián del Señor Ajunta Pall y que ella era una aprendiz de sacerdote, posteriormente se referiría a ambos acompañantes como sus guardianes, dos aprendices de guerrero por lo que estaban todos en realidad del mismo bando y no debían atacarse.

Pero el animal no iba a convencerse simplemente porque una aprendiz hablara en el idioma de los oscuros, el primer caso desde nunca - Demuéstralo. – le diría a ella en la misma lengua, y ella después de unos instantes sacaría su daga de la manga izquierda de su tunica, una verdadera espada Sith aunque muy pequeña y para un uso estrictamente ritual. Luego de ello se dirigió hacia la zabrak que aun estaba confundida por lo que paso. – Necesito el cuerno. – le dijo mirándole de frente, lo cual le molesto mucho a la confiada y autoritaria mujer que no podía creer como aquella usualmente inútil Arkaniana se entendía con el animal y parecía intentar razonar con el.

Finalmente acepto y con ello Izidor procedió a ejecutar un arte que solo el mismo tuk´ata entendió de que se trataba, la sacerdotisa como se había presentado a si misma usaba el arte negra de la alquimia de los Sith para poner el cuerno del animal en su lugar. No conocía el arte de la orgánica, pero un cuerno es un objeto que no necesita necesariamente de aquella arte para ser puesto en su lugar, después de todo tiene el mismo material y consistencia de la base del cuerno y ninguno ni otro son demasiado complejos de reparar.

El proceso tomo 5 minutos y en esos 5 minutos los tres aspirantes pudieron seguir con vida aunque su destino era más que incierto, al finalizar el ritual el cuerno se encontraba en su legítimo lugar y aunque la zabrak había perdido su trofeo había conservado la vida. – Vete – Le dijo el tuk´ata a la joven aprendiz. – Vete antes que se me olvide lo que hiciste por mí. - y los tres corrieron por un nuevo pasillo y una nueva puerta de piedra se cerro detrás de ellos.

- ¿Que fue eso? – Pregunto el Arkaniano finalmente a la su compañera de equipo, una vez se sintieron seguros los tres y sin mediar respuesta pregunto otra vez. - ¿y como curaste al animal? – Ambas preguntas desagradaron a la muchacha, pero visto que sus dos compañeros tenían la misma inquietud decidió por una vez decir la verdad. – Lo que escucharon fue el idioma que pertenecía a los antiguos Sith y con el pude entenderme con la bestia. – Confeso ante la sorpresa de sus dos acompañantes, al parecer no era tan inútil como parecía en los entrenamientos y quizás era por su secreto arte por el que había sobrevivido durante todos aquellos meses y años.

- Lo que use con el fue Alquimia. – Dijo posteriormente ante los requerimientos de sus compañeros por que dijera más información, realmente no hubiera querido decir tanto. – un arte posiblemente perdido, no conozco a nadie vivo que pueda usarlo. – y en efecto aunque lo que decia era cierto, si existian alquimistas entre los Sith, pero solo en aquellos que realmente lo eran. El misterio estaba resuelto, al menos en parte, pero al menos la zabrak codicio el poder que la inútil había usado, si ella podía apoderarse de sus conocimientos, mediante la tortura o el engaño, ella lo haría.
avatar
Saverema
Lord del Sith
Lord del Sith

Cantidad de envíos : 60
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Saverema el Lun Jul 20, 2009 7:05 am

El nuevo pasillo era mucho más pequeño, tan solo de un metro de ancho por dos de alto por lo que los tuk´ata jamás podrían entrar a ellos, probablemente se estaban adentrando mas y mas en las profundidades de aquel oscuro mausoleo y sin embargo ¿hacia donde mas podrían ir?

Ya no pensaban en la prueba que se les había planteado pero de la que no se les había dicho nada, era como si mucho tiempo hubiera pasado de eso aunque no habia sido dada sino hace unas dos horas desde el momento en el que se encontraban. El camino que seguían actualmente tal y como el otro serpenteaba torciéndose cada poco tiempo, guiando a todos hacia arriba u abajo en algunos trechos, por lo que ninguno de ellos podría saber cuando acabaría.

- ¿Cómo te llamas? – Pregunto el Arkaniano a Izidor que respondió con su nombre y después pidió el nombre que pertenecía a aquel de su misma raza y después ambos preguntaron a la zabrak que no sentía necesidad de aquellas estupideces pero que la haría para explotar si era posible la inocencia de la arkaniana que respondía al nombre de Izidor. En resumidas cuentas el nombre del arkaniano se llamaba Adasco y la zabrak se llamaba Moulla.

Aquello rompió el hielo por un rato entre los tres aspirantes a Sith, sin embargo al menos uno de ellos tenía malas intenciones con respecto a los otros dos e intentaba convencer a Izidor de que les enseñara los secretos que ella sabia lo que negaba categóricamente. Quince años de soledad no te hace precisamente confiar en la gente, ni te hace desear compartir tus secretos.

Finalmente después de un larguísimo trecho llegaron a una bifurcación de caminos que conducía a otras mas en lo que parecía ser un laberinto, quizás si los tuk´ata no llevaban a la perdición a los invasores quizás los laberintos del mausoleo lo harían, ahí vagarían sin rumbo y perdidos gracias al poder del lado oscuro y a si mismo enfrentarían nuevos y muy peligrosos peligros.

Durante horas vagarían sin rumbo los jóvenes, y durante horas la zabrak de nombre Moulla presionaría a Saverema a que revelara sus secretos sin éxito alguno lo que de a poco le impacientaba y le llenaba de ira. Ira que pronto estallaría en un conflicto al interior del grupo. – ¡¡Enséñame Alquimia!! – Exclamo como una furiosa orden finalmente, pero Izidor simplemente negó con la cabeza, la aspirante no entregaría sus secretos.

Fue entonces que le ataco usando una descarga de energía, impactada por el rayo Izidor choco contra la pared que tenia hacia su lado izquierdo y comenzó a sufrir daño. – ¡¿Que estas haciendo?! – Pregunto Adasco quien hasta ese momento había sobrevivido manteniéndose a un lado de la inteligente e inventiva pero no muy fuerte mujer. Intento atacar a la zabrak pero su destino fue el mismo que Izidor, con la mano derecha electrocutaba a la arkaniana y con la izquierda a quien le defendía. – Me enseñaras alquimia o morirás. – Exigió como ultimátum alejándose de ambos jóvenes hacia la siguiente bifurcación aunque sin dejar de ejecutar aquel poder sobre ambos aspirantes, sin duda ella era la más poderosa de los tres.

- No te enseñare nada. – Respondió la mujer de ojos blancos y tozuda determinación, y en efecto, prefería ser destruida que darle ese arte a alguien mas que ella no quisiera, demasiado había pasado para aprenderlo y no solo eso, el lado oscuro era un poder fácilmente codiciado por los iniciados en sus artes y de manera natural ellos nunca querían compartir sus descubrimientos.

La habilidad de ella era la alquimia, la habilidad de el eran las espadas y estaba desarmado, en conclusión no tenían esperanzas contra la mujer que ahora les traicionaba, estaban perdidos, y entonces resonó en toda la escena una rápida descarga de blasteres de repetición. La zabrak de nombre Moulla cayo muerta y ambos arkanianos pudieron recobrar su fuerza solo para enfrentar un problema peor.

Si los tres hubieran tenido mas cuidado, si los tres no hubieran tenido conflictos internos, habrían podido eliminar fácilmente al droide que ahora perseguía a los actualmente dos sobrevivientes, con el poder que antes había demostrado la zabrak. Sin embargo ya era tarde y su sangre regaba el piso y su cuerpo comenzaba a enfriarse, tampoco los arkanianos tenían tiempo de pensar en ella.
El droide no era grande, al contrario, era bastante pequeño y media tan solo un metro de alto y veinte centímetros de diámetro ya que básicamente era un tubo con tres sectores desplazables en los que se encontraban el sensor de movimiento y sistema de inteligencia artificial de la maquina, las armas y las ruedas como a si mismo el motor y la batería del robot, todo era muy miniaturizado aunque el Blaster había probado tener cierta potencia.

Debido a que el robot tenia ruedas, le era algo difícil transitar por terreno irregular, por lo que cuando los jóvenes pudieron perder llegado un momento a la maquina, que mucho antes había causado destrucción en el suelo y en parte de las paredes con su arma de gatillo alegre, aun así podía rastrear a los jóvenes y tarde o temprano, cuando estos se perdieran los encontraría como lo había hecho con la zabrak.

Finalmente los jóvenes llegaron a lo que parecía ser un claro en el laberinto por lo que alrededor de ellos se abrió un gran espacio circular, el problema era que desde el claro se abrían tres posibles salidas pero los pasillos de estas no tenían mas de dos metros de extensión, por lo que estaban atrapados. El robot pronto vendría por ellos. - No tenemos mucho tiempo. – hablo la joven al chico con el que compartía la misma raza buscando un plan, sin embargo no tenían muchos recursos como para defenderse de sus ataques y menos aun para atacarlo, no tenían escudos o armas útiles para aquella situación, el tenia un bastón de madera y ella tenia una daga de menos de veinte centímetros de largo desde la punta hasta el final de la empuñadura, solo tenían sus ropas y ellas no tenían resistencia alguna.

- Quítate la ropa – Pidió Izidor en lo que parecía ser el peor momento posible para dejarse llevar por las pasiones. – ¿Que dijiste? – Pregunto el extrañado por el requerimiento que la bella mujer le hacia. – Quítate la ropa - respondió y entonces volteándose y dándole la espalda al joven comenzó a levantar su albornoz tomándolo desde las rodillas.

El pudo apreciar su cuerpo semidesnudo entonces, aunque seguía pensándolo, era el peor momento para algo como aquello y sin embargo le obedeció, se quito el también sus vestiduras y ambos quedaron sin mas que con un taparrabos. – ¿Que es lo que planeas? – Le pregunto entonces mientras ella avanzaba hacia la pequeña saliente de la derecha con respecto a la entrada del claro del laberinto. – Alquimia – Respondió mientras comenzaba a correr hacia aquel lugar y diciéndole exactamente lo que deseaba hacer. – Sin embargo estoy muy cansada por lo que el truco requerirá mucho tiempo, tendrás que divertir al robot si es que se acerca. –

La adrenalina y el miedo le habían mantenido con fuerzas hasta el momento en que se adentraron al largo pasillo y después al laberinto en donde parte de su cansancio surgió por primera vez, y todo empeoro con la descarga eléctrica claro esta, había podido correr hasta ahora pero no estaba segura si la fuerza la acompañaría en aquella segunda prueba de la alquimia, necesitaría seguramente del poco poder que le restaba y no era seguro si después del laberinto y del robot podrían escapar.

Centro el poder de la fuerza en las ropas, si conseguía hacerlas mas resistentes quizás podría resistir al blaster como si fuera blindaje, pero el proceso era lento y costoso, y ella no estaba segura de tener el tiempo y a si mismo no estaba segura de poder pagar el costo pero a su vez Adasco tenia una tarea mucho mayor.

Adasco mientras tanto ya tenia que vérselas con el robot, estaba casi tan cansado como Izidor y aun así el deseo de vivir le ponía alas a sus pies, no sabia bien que clase de truco iba a ejecutar ella, pero por su bien que fuera una bomba de protones o algo así. Lo cierto era que también había gustado del poder de la muchacha y deseaba aprenderlo, pero el salir del lugar en el que se encontraban o al menos pasar la prueba era lo único que le importaba en aquel momento, domina las emociones y que estas no te dominen a ti, ese era su pensamiento.

No podía durar para siempre y acabo retrocediendo al claro en donde se encontraban. – ¿Cuanto falta? – Pregunto gritando, y luego salto hacia la derecha para evitar un disparo de Blaster que dejo un buen agujero en las lozas de piedra del mausoleo y que esparció los restos por el área en donde se encontraban. – No mucho. – Respondió la peliblanca intentando acelerar el proceso de endurecimiento por alquimia sin demasiados resultados.

El agotamiento hizo que finalmente un disparo de blaster alcanzara al Arkaniano en su pierna derecha mientras corría, lo que hizo que cayera al suelo y rodara unos cuantos metros hacia la joven Izidor. Un guijarro golpeo al robot en la parte de arriba del tubo que era su cuerpo e inmediatamente fijo su sensor de movimiento en la raíz del problema, Izidor había lanzado una pequeña piedra al robot y ahora con las capas de ambos chicos en sus manos cargaba en contra del robot.

El androide disparo su blaster repetidamente sobre la joven, pero las dos capas de endurecida ropa resistieron el embate con éxito y la alquimista no sufrió daño alguno. El plan una vez alcanzado la distancia de ataque de cuerpo a cuerpo era simple, dada la forma del pequeño androide seria sencillo el cubrirlo con ambas vestiduras y después lo golpearía hasta la muerte y en efecto aquello fue lo que paso, aunque el androide estallo únicamente cuando el joven Arkaniano ayudo a Izidor usando para ello una roca mas grande, ambos se alejaron del robot una vez este dio indicios de que iba a estallar, cosa que ocurrió poco después.

El ataque fue tosco pero no así su preparación, y aun a pesar de todos los sacrificios que se hicieron por el, este dio los resultados que esperaban, ambos jóvenes estaban vivos aunque descansarían bastante antes de intentar salir del laberinto una vez mas cosa que sucedería en algún momento, en efecto 39 horas después de que entraron al templo ellos lograron salir del laberinto, aunque no por ello estaban a salvo ya que aun estaban en el templo y claro esta en Korriban, sin embargo hasta ese momento habían aprendido algo muy valioso, cualquier cosa puede llegar a ser un arma en manos de un Sith.

Fin del examen, o al menos de su primera parte.
avatar
Saverema
Lord del Sith
Lord del Sith

Cantidad de envíos : 60
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Espíritu Supremo el Lun Jul 20, 2009 9:55 pm

[OFF: Excelentes los post, muy trabajado. Pero hay un error, tu personaje no puede saber la alquimia a ese nivel dado que su entrenamiento en la Fuerza apenas si va a comenzar despues de la Prueba. De todas formas no hace falta que Edites, el objetivo era evaluar tu nivel de redacción y originalidad. Pero bueno, ya lo sabes para despues ^_^. Seguimos!]


[Segunda Parte]


[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]


La prueba había dado inicio. La primera circunstancia fue la de decidirse a ingresar en el terrible interior de ese lugar, donde nada se veía mas que algunos sectores. Muchos petrificados por las leyendas que contaban sobre extraños espíritus que poseían a los hombres comiéndolos por dentro, no les permitió avanzar, y sucumbieron ante los acólitos. Otros mas osados se atrevieron a ingresar en el lugar. Tumbas, gerogríficos y objetos ancenstrales congelaban el lugar en un tiempo mucho anterior.

Gritos de locura se oían resonar en las inmensas paredes rocosas del interior, nadie sabía que pasaba, solo quedaba seguir su camino. Cuerpos sin vida se iban encontrando en el camino, algunos desgarrados por las feroces mandíbulas de los Tuk'ata, otros silenciados ante el blaster del droide. Pero había quien a pesar de estas adversidades proseguía en su camino, insistía en su voluntad...iba rozando el camino del Sith. Sin embargo, la joven arkaniana, cuyas aptitudes le habían servido anteriormente, ahora se encontraba en un salón sin salida aparente, apenas iluminado por una brisa color clara que deambulaba por todo el suelo. Voces del inframundo parecían hacer eco unas sobre otras en las paredes de ese lugar, cada vez mas fuerte, cada vez mas intensamente.

Y de repente, la bruma blanquecina que se encontraba en el suelo comenzó a arremolinarse en el centro de la sala. ¡¿Qué estaba pasando?!...sombras comenzaban a tomar forma, al principio absolutamente irreconocibles, despues hasta se comenzaba a distinguir las vestiduras y hasta sus máscaras.

- Arrodíllate ante tu señor, joven Arkaniana - Resaltó una voz tan grave como imponente. Con un poco de astucia se lograba entrever que provenía del primer individuo, postrado enfrente de la joven arkaniana. - Sabes lo que significa ser pura voluntad, joven Saverema?...¿Sabes lo que significa estar por encima de toda restricción física...todo dolor, todo sufrimiento...y aún conservar la voluntad? - Continuó la voz tan intimidante que a cualquiera se le escaparían las rodillas de lugar.

- Significa ¡PODER! - Y la gravedad de la voz se tornó en una ventisca capaz de dejar a cualquiera estampado contra la pared. - Poder infinito...poder ¡¡¡Eterno!!! - Y la ventisca se hizo cada vez mas fuerte, pedazos de piedra comenzaban a desprenderse de la pared, así como algún que otro cuerpo muerto o objeto extraño, todo parecía ceder ante semejante imponencia.

La imagen de las otras dos sombras se le acercaron al oído de la joven Sith, mientras esta se esforzaba por esquivar la constante envestida del viento. - Dejate llevar, cariño - Le susurraban al oído varias veces. - hazlo o morirás...¡Hazlo! - Gritaron las dos voces, y en ella se distinguió...si!, eran la de sus padres!. - Sabes que no seras capaz de sobrevivir sin caer...sin dejarte dominar por la fuerza. Siempre has sido una debilucha, ahora que tienes la posibilidad de ser algo mas importante...te vas a resistir?...vas a prevalecer?...no eres lo suficientemente fuerte...¡NO LO ERES! - Todo aquello parecía un infierno vivo, los continuos objetos que no dejaban de ceder ante la ventisca, y además el acecho de aquellas dos sombras...

Pero no...no todo acabaría allí, una tercer sombra apareció allí de improvisto. Se trataba del arkaniano compañero suyo, pero...¡¿Cómo es que cambió tan repentinamente?!. En sus ojos no se apreciaba pupila alguna y sus movimientos parecían desenfrenados, casi como animales. - No te dejaré pasar!... Yo ganaré la prueba! - Esbozaba a la vez que corría por una de las paredes en busca del enfrentamiento directo con su contrincante. La situación no podía estar peor...



[Prueba: Bueno, como veras aquí se complica bastante xD. Tienes la ventisca constante que te tira contra la pared, además de arrojar varios objetos, puediendo darte a ti o generar grietas. Además la confusión de que tus padres te esten hablando...y por si no fuera poco, tienes que enfrentarte en combate directo contra el que creías era tu "amigo". Nadie dijo que el camino de un Sith fuera facil xD. Esfuerzate, es la prueba final, puedes hacer mas de un post si así lo ves conveniente...pero hazmelo saber(o pon "Finalizado" cuando termines), para yo estar al tanto de cuando me toca intervenir.]

¡¡Suerte!!

_________________
[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]

[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]

[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]
avatar
Espíritu Supremo
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 430
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario http://swrevolution.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Saverema el Mar Jul 21, 2009 2:03 am

- Arrodíllate ante tu Señor, joven Arkariana. - escucho y ella conocía esa voz, ¿Pero donde? – Déjate llevar. – Escucho después, también conocía esas voces aunque las había perdido hace ya mucho, mucho tiempo y a esas alturas ya solo aparecían muy esporádicamente en algunos sueños, habían pasado quince años no lo lograba recordar muy bien.

Eran espíritus, fantasmas que aparecían alrededor de ella y le hablaban, tres malignos enmascarados que deseaban su capitulación una vez más, por quince años había cedido esperando que con ello se olvidaran de ella, por quince años había estado sola frente a los atropellos y a los abusos. - No te dejaré pasar, Yo ganaré la prueba – Ahora seguía sola.

Era aquel el destino de un Sith, la eterna soledad durante el transcurso de su mísera existencia, existencia que solía acabar en la hora en que un frustrado aprendiz, o un enemigo más poderoso que el oscuro ponía finalmente un alto a aquella vida. El viento negro para ese entonces ya había comenzado a soplar y en efecto lo hacia con terrible fuerza, arrastrándolo todo o casi todo a su paso hacia los extremos del salon, ella se encontraba junto con espectros en medio de el.

Ella se había sostenido de lo que tenía más cerca y de lo que era más accesible a sus manos de cuatro dedos, el brazo derecho del hombre que se había levantado con majestuosidad al frente de ella, el viento comenzó a soplar con más intensidad mientras ella intentaba desesperadamente sostenerse de aquel hombre con su mano izquierda. Saverema Izidor se encontraba exhausta. – Siempre has sido una debilucha. – Le recordó uno de los fantasmas, aparentemente etéreos que había a su lado, estos no eran afectados por el viento.

- No eres lo suficientemente fuerte. – Le dijeron después enfrentándola a lo que por mucho tiempo había sido una verdad absoluta, ella no era fuerte y debido a ello había sido pisoteada durante todos aquellos años. ¿Pero si no había sido fuerte, como había llegado a la posición en la que estaba ahora? Dieciocho jóvenes más capaces que ella durante las sesiones de entrenamiento ahora yacían mutilados y muertos, había sido su propia capacidad la que logro ponerlos a salvo de los tuk´ata no una sola vez sino dos, fue su propia fuerza la que convirtió a un par de mantas ahora inservibles en un arma gracias a la cual ella y su otrora compañero estaban con vida.

Hace quince años había sido tomada desde su planeta natal y sus padres fueron los cómplices de aquel destino que ella jamás quiso. Durante quince años había vivido en Korriban, un planeta que llevaría a la locura y a la muerte al mas débil, y al odio a los demás aunque aquello tampoco era un seguro de vida, dieciocho de los jóvenes llenos de odio habían perecido y ahora el oscuro ordenaba que uno de los dos que quedaban cayera.

Ese hombre al que ahora tomaba de la mano para afirmarse, ese hombre al que le clavaba las uñas de las garras sin saber si para aferrarse o para dañarlo, había sido el artífice de todo lo que aconteció durante aquellos quince años. Él personalmente le recogido de sus padres y estos gustosos le entregaron a él, ahora lo sabia con certeza, el había ordenado al hombre, al peón que durante años le había golpeado una y otra vez que lo hiciera, él la metió en aquel mausoleo maldito.

Ahora aquel miserable quería que ella destruyera al Arkaniano que ahora a duras penas intentaba acercársele, tenía una pierna herida por el blaster del droide pero el influjo del lado oscuro en el era fuerte y aun muy lentamente podía acercarse hasta el lugar en donde estaba ella. ¿Todo estaba arreglado, no era así? Se pregunto ella, aquel joven estaba desarmado y ella en la faja que tenía en sus caderas, lo único que había quedado de su ropa además de sus zapatos, poseía una daga de 18 centímetros de largo desde su punta hasta el cabo de su empuñadura.

Aquello era lo que ese hombre deseaba, lo que el artífice de su vida tanto quería para ella, una Sith, en eso quería convertirla, en una asesina a sangre fría. Le daría en el gusto a aquel hombre, y con su mano libre saco la daga del lugar en donde se encontraba en aquella faja de color negro, la hoja desnuda del oscura arma brillo con la malicia de quien cometerá un asesinato. El viento soplo todavía mas fuerte, ella podría volar hasta su objetivo y destajarlo con despiadada rapidez.

Quince años eran tiempo suficiente para corromper a cualquiera, y ahora era Saverema Izidor la que finalmente y después de mucho enfrentaba a la corrupción. No seria la primera, y claro esta tampoco seria la ultima, como a todos los que habían venido una y otra vez le obligaron a repetir aquel mantra como si fuera un disco rayado hasta que cada palabra de aquel perdió completo sentido.

La paz es una mentira, hay pasión.
Con la pasión, obtengo fuerza.
Con fuerza, obtengo poder.
Con poder, obtengo la victoria.
Con la victoria, mis cadenas se rompen.

- La fuerza me liberará. – Diría ella, quince años llevaban a la locura o al odio a cualquiera, y por primera vez ella odiaba a alguien, aquello era visible tras los cristales de color amarillo. – de ti – y entonces tiro con todo lo que le quedaba de fuerzas en su brazo izquierdo para atraer al hombre hacia si o atraerse a ella hacia él mientras con la derecha lanzaba una rapida estocada, un ataque en linea recta y en perfecta horizontal e impulsado por el entonces brazo flexionado de la mujer que ahora se estiraba, en contra del cuello del hombre, de aquel oscuro Sith que le había controlado toda su vida.

Responde tu ahora espiritu, no deseo ser yo dicte las consecuencias de ese ataque, ya he controlado a demasiados oponentes en esta lucha.
avatar
Saverema
Lord del Sith
Lord del Sith

Cantidad de envíos : 60
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Espíritu Supremo el Miér Jul 22, 2009 6:46 am

La sala se teñía de oscuridad mientras los vientos sofocantes arremetían estrepitosamente contra la pared sur, allí donde la joven Sith se debatía dubitativa ante la circunstancia. Las ráfagas parecían competir cual mas poderosa e intensa que la anterior, al compás en que trozos del suelo cedían ante aquella tempestad. La risa irónica y mordáz del fantasmal Lord Sith resonaba por cada rincón de la Tumba. Los fantasmas de los padres rodeaban a la joven como si quisieran marearla, arrancarle de sí la locura...hacerla caer.

La voz de Saverema otorgó el inicio del final, decidida a terminar de una vez con todo aquello. El arkaniano apenas si se inmutó ante el intento de atracción y su paso feroz lo puso cara a cara con ella en tan solo unos segundos. ¿Como es que ahora era tan veloz?, sin embargo, la hábil sith ya había preparado su daga que se dirigía a cortar el hombro de su rival. Pasión...era el primer mandato.

Sin embargo, la sorpresa se hizo presente cuando Adasco con un fuerte movimiento del brazo, frenó el golpe y tomó por la muñeca a la aprendiz. ¿Acaso el dolor de su rodilla había desaparecido de repente?, quizás. Pero lo que se apreciaba en sus ojos no era dolor...no...una ira sobrehumana bañaba sus gestos. El Arkaniano se encontraba sumido en la mas tenebrosa oscuridad, consumido por la fuerza de aquél fantasma Sith. Un rápido movimiento de su pierna derecha apuntando a la costilla de Izidor dio comienzo al contraataque, mientras apretaba casi hasta romper los huesos de la muñeca. No era posible una maniobra evasiva ante semejante rapidez...la sith debería asumir el golpe.

Pero ese no era el único de sus problemas pues un pedazo de suelo de considerables proporciones, se dirigía al lugar donde los dos aprendices decidían su futuro...

¿Adasco había caído?...

_________________
[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]

[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]

[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]
avatar
Espíritu Supremo
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 430
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario http://swrevolution.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Saverema el Miér Jul 22, 2009 6:48 pm

Ella no podia aspirar a detener o esquibar aquel golpe con la rodilla propinado por Adasco, ella no era tan rapida, el arkaniano ademas le sujetaba con fuerza la mano derecha en la que tenia su daga hasta ese entonces tomada con firmeza e incluso amenazaba con romper la muñeca a la joven. Para ese entonces el lord sith habia desaparecido, pero ¿como?, ella lo habia sostenido con firmeza con su mano izquierda y se habia sentido real todo el tiempo, ahora se encontraba en uno de los extremos de la habitacion, justo al frente de ambos arkanianos y ahora el viento soplaba desde aquella direccion.

Ella no podia aspirar a resistir y menos a contraatacar aquel golpe con la rodilla propinado por Adascoa, ella no era tan resistente y en esos momentos se encontraba agotada y agobiada, dio un pequeño grito soltado por el dolor que sintio y ahogado por el aire que no tenia, y despues de aquello cayo inconciente como muchas veces le habia pasado antes. Ella no sabia que una roca entonces se dirigia volando hacia ella, pesaba una tonelada y aun asi flotaba a medio metro sobre el suelo, asi era el poder incontenible de aquel Lord Sith.

Ella jamas habia tenido oportunidad de hacerle daño.

Cayo entonces al piso inconciente y se solto de su mano derecha la daga que habia poseido durante tanto tiempo, no era seguro lo que entonces pasaria con ella, ¿Le caeria aquella roca u otra encima? ¿Adasco le soltaria intentando salvarse el mismo? ¿Como podria matar a la persona que por primera vez odiaba? Ella quizas acabaria pensando en todas aquellas cosas en sus sueños y en su inconciencia, o tal vez lo haria en el infierno.

Se que es malo perder, pero no me gusta salvarme cuando se que no puedo, ya hace un rato pase del limite a mi personaje ^ ^U
avatar
Saverema
Lord del Sith
Lord del Sith

Cantidad de envíos : 60
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Espíritu Supremo el Miér Jul 22, 2009 9:01 pm

Frénetico era el momento que se contemplaba por aquél entonces. Las ráfagas de vientos no cedían, y el contrincante de la Sith parecía superarla en todos los aspectos. El cansancio de la prueba había dejado huella, aflojándo sus músculos y menguando cada vez mas la resistencia física. Aquellas pruebas no eran famosas por dejar a sus participantes vivos, la gran mayoría apenas si pasaba los primeros pasillos de la Tumba, pero aquella joven había resistido hasta el final, hasta el milenario sarcófago de Ajunta Pall, donde se encontraba el terrible fantasma del tenebroso Lord Sith.

Retornando a la situación, un estrepitoso alarido de dolor rebotó por las paredes de la sala. Las costillas de Saverema resentían el duro golpe de su rival, para luego sobresalir un leve hilo de sangre de las comisuras de su boca. Pero no todo acababa allí, la Sith se encontraba ya en su mas extremo límite y no pudo resistir la presión del momento, desvaneciéndose en la oscuridad...desmayándose en medio de la estrepitosa circunstancia. El pedazo de suelo que se dirigía hacia los dos combatientes, sin embargo, no parecía comprender la debilidad de la situación. ¿¡La matará!?.

De repente los gestos de Adasco transmutaron. La ira, si bien aún palpable en su espíritu, no pudo anteponerse al cariño que su ser sentía por aquella compañera de su misma raza. - ¡¡¡Pero qué he hecho!!! - Se horrorizaba en cuestión de segundos mientras veía caer en el suelo a Izidor. Sin siquiera meditarlo, pues el tiempo no le correspondía, lo decidió. Su brazo se levantó e hizo un rápido movimiento hacia adelante, al campás en que la sith era expulsada hacia un rincón de la sala, golpeándo contra una de las paredes. El destino de Adasco no se hizo esperar, pues el brusco sendero de la roca se llevó consigo su cuerpo hasta estrellarlo contra la pared. Esta no pudo resistir el impulso que llevaban y se creó un agujero de tamaños considerables. Jamás se volvería a encontrar el cuerpo del arkaniano.

¿Todo había terminado?, así parecía, pues los vientos se calmaban y los fantasmas volvían a su posición central. Sin embargo, el espíritu de Ajunta Pall aún tuvo un último mandato para la Sith. Sus sueños no estarían excentos de la oscuridad sangrienta del reverso tenebroso...saldría de allí como una verdadera Sith. - Las cadenas se sueltan. La Fuerza te liberará... - Se fue esfumando poco a poco el Lord Sith, mientras repetía una y otra vez esa última frase...cada vez mas sombría...susurrante....hasta el silencio.

La Tumba de repente retornaba a la normalidad, como si nunca hubiera sucedido nada allí. ¿Acaso se había tratado de una ilusión creada por el Lord Sith?, era lo mas probable. El camino de la oscuridad, sin embargo, es infinitamente mas extenso que esta simple prueba...y la Sith Saverema apenas había comenzado a transitarlo...


[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]


Prueba: Para terminar(la prueba ya terminó) si queres podes hacer un último post redactando ese sueño oscuro que te infunde el lord sith, para luego despertar justo al lado de la puerta de entrada. No preguntes cómo, la Fuerza no se explica, se siente...

Felicidades!, se te otorgará el resultado de la prueba por MP.

_________________
[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]

[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]

[Solamente los administradores pueden ver esta imagen]
avatar
Espíritu Supremo
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 430
Fecha de inscripción : 23/01/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario http://swrevolution.activoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Saverema el Jue Jul 23, 2009 12:41 am

Cuando Saverema Izidor desperto aun se encontraba en la camara de entrada del mausoleo del Lord Sith Ajunta Pall, se encontraba semidesnuda tal y como habia quedado despues de perder sus vestiduras en la explosion del droide, sin embargo aun no lo habia perdido todo, tenia su daga en la mano derecha.

¿Como? Antes de caer inconciente habia soltado aquel antiguo cuchillo de los Sith, no habia sido un movimiento deliverado pero ella recordaba que asi habia sido. Aquello habia sido provocado por la patada que su compañero en aquella expedicion, él le habia dado en el estomago y habia sido un golpe muy fuerte por lo que habia caido inconciente.

La puerta del mausoleo se encontraba abierta y aunque no habia ni rastro de los tuk´ata aun se encontran los rastros de los sith que habian sido los compañeros de la muchacha. Procedio a cubrir su casi desnudo cuerpo con los jirones de ropa que quedaban, estaban manchados de sangre, pero quince años viviendo en la absoluta miseria acostumbraban a cualquiera a soportar aquel tipo de cosas.

Adasco estaba muerto, ella lo sabia, aun inconciente y bajo el influjo de Ajunta Pall habia podido ver todo lo que habia sucedido en aquella habitacion y a si mismo la vida y muerte de aquel poderoso Señor. Aquel habia sido el hombre que con sus propias manos habia forjado al imperio Sith desde la nada, y aquel habia sido el hombre al que habian forzado a exiliarse en aquel planeta maligno.

A travez de los ojos de Ajunta Pall habia podido observar al espacio exterior fuera de aquel planeta y con ello Izidor ansio su libertad. "Las cadenas se sueltan, la fuerza te liberara", dijo el Lord Sith cuando comenzo a disolverse y a desaparecer, lo mismo diria tambien ella en alguna parte del examen. Ya no tenia miedo por tanto, no tenia miedo del lado oscuro, deseaba acabar de una vez su entrenamiento para salir de aquel desolado lugar y asi ser libre, hacer lo que ella queria con su vida.

Vencer el exilio bajo el cual habia muerto Ajunta Pall. Al llegar la noche a Korriban ella regresaria vestida de arapos a la academia de los Sith, nadie esperaba su regreso, y nadie esperaba que ella creciera en aquella oscura tumba.
avatar
Saverema
Lord del Sith
Lord del Sith

Cantidad de envíos : 60
Fecha de inscripción : 17/07/2009

Hoja de Personaje
Habilidades/Dotes/Poderes:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Examen Teórico - Práctico [Saverema]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.